domingo, 10 de abril de 2011

PROGRAMA POLITICO DE CONSTRUCCIÓN DEL PAÍS EN EL PERÍODO DE TRANSICIÓN AL SOCIALISMO


PROGRAMA POLITICO DE CONSTRUCCIÓN DEL PAÍS EN EL PERÍODO DE TRANSICIÓN AL SOCIALISMO.(Complementado y desarrollado en el 2011)

  1. PROCESO REVOLUCIONARIO Y LECCIONES DE LAS EXPERIENCIAS
1. Desde 1930 hasta la fecha, el Partido Comunista de Vietnam, creado y forjado por el Presidente Ho Chi Minh, ha dirigido nuestro pueblo en su dura y prolongada lucha revolucionaria, superando numerosas dificultades y pruebas, y logrando grandes victorias, como el triunfo de la Revolución de Agosto de 1945, que destruyó el yugo colonialista y feudal, propició el nacimiento de la República Democrática de Vietnam y marcó el comienzo de una era de independencia y libertad; el triunfo de la resistencia contra las agresiones extranjeras, coronadas con las victorias de Dien Bien Phu en 1954 y de la Ofensiva general en la Primavera del 1975, que liberó el Sur de Vietnam y reunificó el país; así como los múltiples triunfos en la defensa de la Patria, el cumplimiento de los deberes internacionalistas, y los logros de la empresa de renovación, industrialización, modernización e integración internacional. Tales éxitos han permitido, paso a paso, el tránsito hacia el socialismo en nuestro país sobre la base de nuevas concepciones y mentalidades, adecuadas a la realidad vietnamita.

Con las victorias alcanzadas durante más de 80 años, Vietnam pasó de ser una colonia semifeudal a un país independiente y libre, avanzando hacia el socialismo; nuestro pueblo, antes esclavo, se ha convertido en dueño del país y de la sociedad; nuestra nación se ha liberado de la pobreza y el atraso, e impulsa la industrialización y la modernización; nuestro país goza actualmente de amplias relaciones internacionales y una posición cada día más importante en la región y en el mundo.

Sin embargo, las dificultades y los desafíos que debemos enfrentar también son muchos. En determinados momentos, nuestro Partido ha cometido errores en la conducción, algunos incluso graves, debido a actitudes dogmáticas, subjetivistas, voluntaristas y que violan leyes objetivas. El Partido se ha autocriticado severamente y ha superado esos errores para seguir impulsando la obra revolucionaria.

2. A partir de la rica realidad de nuestra Revolución, el Partido ha sacado grandes lecciones:

Primera: Hay que enarbolar las banderas de la independencia nacional y del socialismo, gloriosas banderas que el Presidente Ho Chi Minh legó a nuestra generación y las futuras. La independencia nacional es la condición primordial para poner en práctica el socialismo, y el socialismo es la base para garantizar la consolidación de la independencia nacional. La construcción del socialismo y la defensa de la Patria son dos tareas estratégicas, cuyas relaciones están estrechamente ligadas.

Segunda: La obra revolucionaria es del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. El pueblo ha sido y es sujeto de todas las victorias históricas. Las acciones del Partido han de partir de los intereses y las aspiraciones genuinas del pueblo. La fuerza del Partido radica en la vinculación cara a cara, hombro con hombro, con el pueblo. El burocratismo, el autoritarismo y el alejamiento de las masas pueden conducir al país a situaciones desastrosas.

Tercera: Hay que consolidar y fortalecer constantemente la unidad: la unidad de todo el Partido, la unidad de todo el pueblo, la unidad nacional y la unidad internacional. La unidad es un precioso patrimonio y la gran fuente de fuerzas de nuestra revolución. El Presidente Ho Chi Minh ha resumido la importancia de la unidad en la siguiente frase: “Unidad, unidad, gran unidad - Victoria, victoria, gran victoria”.

Cuarta: Hay que conjugar la fuerza nacional con la fuerza de la época, la fuerza interna con la fuerza internacional. En cualquier circunstancia debemos mantener firmemente el espíritu independiente y soberano, y promover la cooperación internacional, desplegar al máximo las fuerzas internas, y al mismo tiempo, aprovechar todas las fuerzas externas, conjugando lo tradicional con lo moderno.

Quinta: La dirección acertada del Partido es el factor determinante de las victorias de la Revolución vietnamita. El Partido no tiene otro interés que servir a la Patria y al pueblo. El Partido debe dominar el Marxismo-Leninismo y el pensamiento de Ho Chi Minh, debe aplicarlos creativamente y contribuir a su desarrollo, enriqueciendo constantemente su conocimiento, su identidad política y su capacidad organizadora, a fin de resolver los problemas surgidos de la realidad revolucionaria. Todas las líneas y orientaciones del Partido deben partir de la realidad; deben respetar las leyes objetivas. El Partido debe prevenir y luchar contra grandes peligros, como los errores en los lineamientos políticos, el burocratismo, la corrupción y cualquier muestra de degeneración entre sus cuadros y militantes.

  1. TRANSICIÓN AL SOCIALISMO EN NUESTRO PAÍS.

1. Nuestro país está transitando al socialismo en el contexto internacional de grandes y profundos cambios.

La revolución científica y tecnológica, la economía del conocimiento y el proceso de globalización avanzan a grandes pasos e influyen profundamente a muchos países. Siguen sin resolver las contradicciones fundamentales del mundo, expresadas bajo distintas formas y niveles. La paz, la independencia nacional, la democracia y la cooperación siguen siendo la tendencia principal de desarrollo. Persisten y se complican las luchas de clase, las guerras locales, los conflictos armados, las pugnas raciales y religiosas, la carrera armamentista, los actos injerencistas, los golpes de estado, el terrorismo, los pleitos territoriales, de islas, zonas marítimas y de recursos naturales, y las fuertes disputas por intereses económicos. La región de Asia-Pacífico y el Sudeste de Asia se encuentran en un fuerte y dinámico proceso de desarrollo, y al mismo tiempo yacen latentes ciertos factores de inestabilidad. Esa situación implica grandes oportunidades de desarrollo y, al mismo tiempo, grandes desafíos para todos los países, sobre todo para aquellos en vías de desarrollo y los subdesarrollados.

Durante su proceso de formación y desarrollo, la Unión Soviética y los demás países socialistas alcanzaron grandes e importantes logros en distintos terrenos, y constituyeron el gran apoyo del movimiento de la paz y de la revolución mundial, contribuyendo fuertemente a la lucha por la paz, la independencia nacional, la democracia y el progreso social. El derrumbe del régimen socialista en la Unión Soviética y en la Europa del Este representó una gran pérdida para el movimiento revolucionario mundial. Pese a tal coyuntura, otros países, entre ellos Vietnam, se mantuvieron firmes en su camino al socialismo, perseverando en sus objetivos e ideales; realizaron reformas y renovaciones que derivaron en grandes éxitos para el desarrollo; paso a paso, el movimiento comunista y obrero internacional se ha recuperado. Sin embargo, los países que siguen el camino socialista, el movimiento comunista y las fuerzas de izquierda del mundo aún enfrentan muchas dificultades; las fuerzas hostiles siguen atacando y saboteando, buscando la forma de destruir el socialismo.

En la actualidad, el capitalismo todavía tiene posibilidad de desarrollo, pero en su esencia sigue siendo un régimen de opresión, explotación e injusticia. Sus contradicciones internas fundamentales -en especial el choque entre el carácter cada día más socializado de las fuerzas productivas y el régimen de propiedad privada capitalista- no solo siguen sin resolverse, sino que se vuelven cada día más profundas y agudas. Las crisis económicas, políticas y sociales siguen agravándose. Tales contradicciones, inherentes a dicho sistema, más la lucha de los pueblos trabajadores, son factores que determinarán el destino del capitalismo.

Los países en vía de desarrollo y los subdesarrollados todavía tienen adelante una lucha difícil y complicada contra la pobreza, el atraso, las injerencias, las imposiciones y las agresiones para defender su independencia y su soberanía nacional.

Los pueblos del mundo se encuentran ante muchos problemas apremiantes de carácter global y están llevando a cabo grandes luchas: lucha por la paz, lucha contra los peligros de la guerra y el terrorismo, lucha por la protección del medio ambiente, lucha contra los cambios climáticos globales, contra la explosión demográfica, lucha por la prevención y erradicación de las epidemias y enfermedades contagiosas… La solución de dichos problemas requiere la cooperación y la alta responsabilidad de todos los estados y naciones del mundo.

Actualmente, el rasgo más notable de nuestra época es que países con distintos regímenes sociales y niveles de desarrollo coexisten y cooperan, pero a la vez luchan y compiten entre sí por intereses nacionales. La lucha de los pueblos por la paz, la independencia nacional, la democracia, el desarrollo y el progreso social, a pesar de las dificultades y desafíos, está cobrando nuevas fuerzas y logrando nuevos pasos de avance. Según la ley de evolución de la historia, seguramente la humanidad llegará al socialismo.

2. Avanzar al socialismo es la aspiración de nuestro pueblo; es el camino correcto, escogido por el Partido Comunista de Vietnam y por el Presidente Ho Chi Minh. Este camino está en correspondencia con la tendencia de desarrollo de la historia.

La sociedad que nuestro pueblo construye es una sociedad próspera, fortalecida, democrática, justa y civilizada, cuyo dueño es el propio pueblo; una sociedad con una economía altamente desarrollada, apoyada en las fuerzas productivas modernas y unas adecuadas relaciones de producción progresistas; una cultura avanzada y de rica identidad nacional; una sociedad donde la gente goza una vida digna, libre, feliz, con condiciones de desarrollo integral, donde las etnias de la comunidad vietnamita disfrutan de igualdad, unidad, respeto y ayuda mutua para el desarrollo; una sociedad administrada por un Estado de derecho socialista, un Estado del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, dirigido por el Partido Comunista y que tiene relaciones de amistad y cooperación con todos los pueblos del mundo.

Esto es un proceso revolucionario profundo, radical, de fuertes luchas entre lo viejo y lo nuevo, a fin de crear transformaciones esenciales en todos los aspectos de la vida social; y debe pasar, necesariamente, por un largo período de transición con distintos pasos de desarrollo y distintas formas de organización económica y social intercaladas. Tenemos grandes ventajas, como la acertada dirección del Partido Comunista de Vietnam, creado y forjado por el Presidente Ho Chi Minh, un Partido de grandes voluntades políticas y experiencias en la dirección; el heroismo y la gran voluntad de lucha de nuestra nación; el elevado espíritu patriótico y las bellas tradiciones de unidad y compasión de nuestro pueblo, un pueblo trabajador, creador, que siempre apoya y pone su confianza en la dirección del Partido; las principales bases materiales y técnicas que, paso a paso, ya hemos podido construir. La revolución científico-tecnológica moderna, el desarrollo de la economía del conocimiento y el proceso de globalización económica e integración internacional, constituyen también grandes oportunidades para el desarrollo de nuestro país.

El objetivo fundamental es tener, al final del actual periodo de transición al socialismo, las bases económicas del socialismo con una adecuada superestructura política, ideológica y cultural, garantizando que Vietnam sea un país socialista cada día más próspero y feliz.

Todo nuestro Partido y nuestro pueblo se esfuerzan para que, hacia mediados del siglo XXI, Vietnam sea un país industrializado y moderno, encaminado hacia el socialismo.

Para llevar a cabo exitosamente los objetivos arriba mencionados, todo nuestro Partido y pueblo necesita poner en alto un espíritu revolucionario de ofensiva, listos para apoyarnos en nuestros propios esfuerzos; tenemos que desplegar todas las potencialidades y los conocimientos, aprovechar las oportunidades, superar las dificultades, dominar y hacer realidad de manera exitosa los siguientes lineamientos fundamentales:

Primero: Impulsar fuertemente la industrialización y la modernización del país, en combinación con el desarrollo de la economía del conocimiento y la protección del medio ambiente.

Segundo: Desarrollar la economía de mercado de orientación socialista.

Tercero: Fomentar una cultura avanzada y rica en identidad nacional; prestar la mayor atención al hombre, a elevar la calidad de vida del pueblo y a la práctica del progreso y la justicia social.

Cuarto: Garantizar la consolidación de la defensa y la seguridad nacional, el orden y la seguridad social.

Quinto: Practicar las líneas de relaciones exteriores independientes, soberanas, por la paz, la cooperación y el desarrollo; tomar iniciativas y participar activamente en la integración internacional.

Sexto: Defender la democracia socialista, intensificar la gran unidad nacional, fortalecer y ampliar el Frente nacional unido.

Séptimo: Construir el Estado del derecho socialista del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo.

Octavo: Consolidar un Partido transparente y fuerte.

Durante el proceso de realización de dichos lineamientos, se debe prestar especial atención a dominar y resolver bien las grandes relaciones entre: renovación, estabilidad y desarrollo; renovación económica y renovación del sistema político; economía de mercado y orientación socialista; desarrollo de las fuerzas productivas y la construcción y perfeccionamiento gradual de las relaciones de producción socialistas; crecimiento económico, desarrollo cultural y progreso, justicia social; construcción del socialismo y defensa de la Patria socialista; independencia, soberanía e integración internacional; dirección del Partido, administración del Estado y derecho del pueblo a ser su dueño. Tales relaciones tienen que ser resueltas con éxito, sin caer en tendencias unilaterales, extremistas o voluntaristas.

III- GRANDES ORIENTACIONES SOBRE EL DESARROLLO ECONÓMICO, CULTURAL Y SOCIAL, LA DEFENSA NACIONAL, LA SEGURIDAD Y LAS RELACIONES EXTERIORES
1. Desarrollar la economía del mercado de orientación socialista con distintas formas de propiedad, componentes económicos, formas de organización de negocios y distribución. Los componentes económicos funcionan dentro del marco de las leyes, son integrantes importantes de la economía, disfrutan de igualdad ante la ley, cooperan y compiten entre sí de manera sana y transparente. La economía estatal juega un papel rector. La economía colectiva se consolida y se desarrolla incesantemente. La economía estatal y la economía colectiva se convierten cada día más en garantes de la economía social. La economía privada es una de las fuerzas motrices de la economía en general. Se estimula el desarrollo de la economía con inversiones extranjeras. Las formas de propiedad se intercalan, formando diversas organizaciones económicas que cada día son más desarrolladas. Los factores del mercado han sido creados de manera sincronizada; los tipos de mercado, paso a paso, han sido construidos y desarrollados. Estos factores y tipos de mercado deben, al mismo tiempo, respetar las leyes de la economía de mercado y garantizar la orientación socialista. Se deben definir claramente los derechos de los propietarios, los derechos de quienes utilizan los medios de producción y los derechos del Estado en la gestión económica, garantizando que todos los medios de producción tengan su dueño y todas las unidades económicas asuman responsabilidades por el resultado de sus negocios. Las relaciones de distribución deben ser justas y crear incentivos para el desarrollo; los recursos son distribuidos de acuerdo a la estrategia, a la planificación y a los planes de desarrollo socioeconómico; el régimen de distribución se practica fundamentalmente sobre la base de los resultados del trabajo, de la eficiencia económica, del aporte de capitales y de otros recursos; la distribución también se hace a través del sistema de seguridad y de beneficios sociales. El Estado gestiona la economía, orienta, regula y promueve el desarrollo socioeconómico a través de las leyes, las estrategias, la planificación, los planes, las políticas y fuerzas materiales.

El desarrollo económico es la tarea central; llevar a cabo la industrialización y modernización del país conjuntamente con el desarrollo de la economía del conocimiento, la protección de los recursos naturales y del medio ambiente; fomentar una estructura económica racional, moderna, eficiente y sostenible; conjugar estrechamente la industria con la agricultura y los servicios. Prestar más importancia al desarrollo de la industria pesada, las industrias manufactureras básicas y las industrias con ventajas comparativas; desarrollar la agricultura, la silvicultura y la acuicultura con un nivel tecnológico cada día más avanzado que garantice mayor calidad, en combinación con el desarrollo de la industria de procesamiento, y la construcción del nuevo campo. Garantizar el desarrollo armónico entre distintas zonas y regiones del país; impulsar rápidamente el desarrollo de las zonas económicas más importantes, y al mismo tiempo crear condiciones para desarrollar las zonas con más dificultades. Construir una economía independiente, soberana, y al mismo tiempo tomar iniciativas y participar activamente en la integración económica internacional.

2. Construir una cultura vietnamita avanzada y rica de identidad nacional; una cultura integral, de unidad en la diversificación y llena de valores humanitarios, democráticos y progresistas; hacer que la cultura se vincule estrechamente y penetre profundamente en todas las actividades sociales, convirtiéndose en una base espiritual sólida y una fuerza endógena importante para el desarrollo. Heredar y poner en alto las hermosas tradiciones culturales de la comunidad de etnias vietnamitas; asimilar los mejores valores culturales de la humanidad; construir una sociedad democrática, justa y civilizada, por los intereses genuinos del pueblo y la dignidad humana, con un nivel cada vez mayor de conocimiento, moralidad, fuerza física y estética. Desarrollar y elevar la calidad de las obras literarias y artísticas; reafirmar y elogiar los valores de la sinceridad, la bondad y la belleza; criticar las actitudes arcaicas y las maldades; luchar contra las manifestaciones de incultura. Garantizar los derechos de información y de libre creación de los ciudadanos. Desarrollar los medios de información masiva de manera sincronizada, moderna, diversificada y oportuna, al servicio de la causa de construcción y defensa de la Patria.

El hombre es el centro de la estrategia y, al mismo tiempo, el sujeto de desarrollo. Respetar y defender los derechos humanos, vinculándolos con los derechos e intereses de la nación y el derecho del pueblo a ser su dueño. Conjugar y desplegar cabalmente el papel de la sociedad, de la familia, de las organizaciones, de las escuelas, de los colectivos de trabajadores y de la comunidad en la formación de un vietnamita patriótico, responsable, laborioso con alto nivel de conocimiento, fuerza física, vida sana, culta y un auténtico espíritu solidario e internacionalista. Formar una familia próspera y feliz, para que verdaderamente sea célula sana de la sociedad y escuela de educación y formación de la cualidad humana. Las unidades de producción, de trabajo, de estudio y las unidades militares también deben ser escuelas de formación y entrenamiento de la disciplina, la eficiencia y la efectividad en el trabajo; escuelas para cultivar la amistad, el compañerismo y la formación de cualidades humanas y culturales.

La educación y formación tienen la misión de elevar el nivel de conocimiento del pueblo, desarrollar los recursos humanos y capacitar a los talentosos, contribuyendo al desarrollo del país y a la formación de la cultura y del ciudadano vietnamita. El desarrollo de la educación, junto al desarrollo de la ciencia y la tecnología, son políticas nacionales primordiales; las inversiones en el campo educativo son también inversiones para el desarrollo. Renovar básica e integralmente la formación a tono con las demandas de la sociedad; elevar la calidad de la educación, respondiendo a las exigencias de estandarización, modernización, socialización, democratización e integración internacional, en servicio a la empresa de construcción y defensa de la Patria. Fomentar una sociedad del estudio, creando oportunidades y condiciones para que todos los ciudadanos puedan estudiar durante toda su vida.

La ciencia y la tecnología juegan el papel clave en el desarrollo de las fuerzas productivas modernas, en la protección de los recursos naturales y del medio ambiente, en el desarrollo de las fuerzas productivas modernas, en la productividad, la calidad, la eficiencia, el ritmo de desarrollo y la competitividad de la economía. El objetivo principal del avance científico y tecnológico es impulsar aún más la industrialización y modernización del país, para llevar la economía del conocimiento al nivel mundial. El desarrollo sincronizado de la ciencia y la tecnología debe conjugarse con el desarrollo cultural y la elevación del conocimiento del pueblo. Se deben aumentar rápidamente y utilizar con eficiencia las potencialidades científicas y tecnológicas del país; estudiar y aplicar con eficiencia los logros científicos y tecnológicos del mundo. Crear integralmente mecanismos y políticas que incentiven la creatividad, se estimule el talento e impulsen la aplicación de la ciencia y tecnología.

La protección ambiental es responsabilidad de todo el sistema político, toda la sociedad y deber de todos los ciudadanos. Conjugar estrechamente el control, la prevención, la lucha contra la contaminación mediante el reciclaje y la protección ecológica. Desarrollar “la energía renovable”, “la producción limpia” y “el consumo sano”. Prestar más atención al trabajo de investigación, pronóstico y aplicación de las medidas contra el proceso de cambios climáticos y los desastres naturales. Administrar, proteger, renovar y utilizar de manera racional y eficiente los recursos nacionales.

Las políticas sociales correctas y justas en interés del hombre son fuerzas motrices para desplegar todas las capacidades creadoras del pueblo por la causa de la construcción y defensa de la Patria. Garantizar la justicia, la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos; conjugar estrecha y racionalmente el avance económico con el desarrollo cultural y social, promoviendo el progreso y la justicia social en cada paso y cada política de desarrollo; armonizar la vida material y la vida espiritual del pueblo; elevar constantemente el nivel de vida de todos los miembros de la sociedad en cuanto a alimentación, vivienda, transporte, educación, descanso y salud, vinculando deberes y derechos, los aportes con el disfrute, los intereses individuales con intereses colectivos y de la comunidad social.

Crear ambientes y condiciones para que todos tengan acceso al trabajo y mejoren sus ingresos. Implementar políticas salariales y regímenes de estímulos para crear incentivos de desarrollo; aplicar políticas racionales para regular los ingresos. Estimular la prosperidad legal y al mismo tiempo, esforzarse en reducir sostenidamente la pobreza. Paso a paso, reducir la desproporción de ingreso entre distintas zonas, regiones y capas sociales. Perfeccionar el sistema de seguridad social. Practicar políticas que privilegien a las personas o familias con méritos para el país. Prestar atención e importancia al mejoramiento de las condiciones de vida, trabajo y estudio de los jóvenes y pioneros, así como de la educación y la protección infantil. Cuidar la vida de los ancianos, solitarios, discapacitados, enfermos y huérfanos. Impedir y repeler fenómenos sociales negativos. Garantizar un tamaño poblacional racional y calidad demográfica.

Construir una comunidad social civilizada, donde las clases y capas sociales vivan unidos y disfruten iguales deberes y derechos. Construir una clase obrera fuerte en cantidad y calidad, para cumplir su papel de motor de la revolución, mediante su vanguardia, el Partido Comunista de Vietnam. Fomentar y enaltecer el papel del campesinado en el desarrollo de la agricultura y del nuevo campo. Formar, capacitar y poner en alto todas las potencialidades y las creatividades del contingente intelectual para cosechar recursos intelectuales y talentos al servicio del país. Armar un destacamento de empresarios y administradores bien capacitado, con responsabilidad social y total entrega a los intereses del país y del pueblo. Prestar atención a la formación y capacitación de la nueva generación para que puedan nos suceder dignamente en la empresa revolucionaria del Partido y del pueblo. Practicar la igualdad de género y promover el progreso de las mujeres. Descubrir y ayudar a desplegar el potencial de otras capas sociales. Apoyar a los compatriotas residentes en el exterior para que tengan una vida estable, preserven la identidad nacional, respeten las leyes de los países donde viven, mantengan un estrecho contacto con su tierra natal y contribuyan activamente a la causa de construcción del país.

Practicar las políticas de igualdad, unidad, respeto y ayuda mutua entre las minorías étnicas, creando todas las condiciones para que juntos se desarrollen, en estrecha combinación con el desarrollo común de todas las nacionalidades de Vietnam. Mantener y poner en alto la identidad cultural, lingüística, y las hermosas tradiciones de los grupos étnicos; luchar contra la discriminación y la división entre estos grupos. Las políticas socioeconómicas deben ser adecuadas a las particularidades de las regiones y nacionalidades, sobre todo, de las minorías étnicas.

Respetar y garantizar el derecho de libertad de creencia y religión y la de no creencia y no religión del pueblo, dentro del marco de las leyes. Luchar y sancionar estrictamente toda violación de la libertad de credo y religión, así como el abuso de las mismas para perjudicar los intereses de la Patria y del pueblo.

3. Los objetivos y tareas de la defensa nacional y la seguridad consisten en salvaguardar firmemente la independencia, la soberanía, la unidad y la integridad territorial de la Patria; defender el Partido, el Estado, el pueblo y el régimen socialista; mantener la paz, la estabilidad política y la seguridad nacional, así como el orden y la seguridad social; tomar iniciativas para impedir y frustrar todas las maniobras y actos de sabotaje de las fuerzas hostiles contra la causa revolucionaria de nuestro pueblo.

El fortalecimiento de la defensa y el mantenimiento de la seguridad nacional, del orden y la seguridad social son tareas de primer orden del Partido, del Estado y del pueblo, con el Ejército Popular y las fuerzas de la Seguridad Pública Popular como núcleos. Afianzar el concepto de “Guerra de todo el pueblo”, en estrecha conjugación con la estrategia de seguridad popular. Desarrollar además las artes militares, las teorías y las ciencias de la seguridad popular. Tomar iniciativas en fortalecer la cooperación internacional en el campo de defensa y seguridad nacional.

La estabilidad y el desarrollo sostenible de todas las esferas de la vida socioeconómica constituyen las bases sólidas para la defensa y la seguridad nacional. El desarrollo socioeconómico debe ser acompañado por la consolidación de las fuerzas de defensa y seguridad; la economía debe estar estrechamente vinculada con la defensa-seguridad y la defensa-seguridad con la economía en cada estrategia, en la planificación, el plan y las políticas de desarrollo socioeconómico en cada región.

Consolidar el Ejército Popular y las Fuerzas de Seguridad Pública Popular revolucionarias para que cada día sean más sofisticadas y leales a la Patria, al Partido, al Estado y al pueblo, y se ganen cada vez más la confianza y el sentimiento del pueblo. Afianzar un Ejército Popular racional en efectivos y de alta capacidad combativa, apoyado por numerosas fuerzas de reserva y de autodefensa en todos los rincones del país. Construir y fortalecer las Fuerzas de Seguridad Pública Popular de manera integral; conjugar las fuerzas profesionales, semiprofesionales, los aparatos de protección jurídica y el movimiento de todo el pueblo en defensa de la Patria. Cuidar de elevar el espíritu revolucionario, el nivel político y profesional de los cuadros y combatientes de las fuerzas armadas; garantizar la vida material y espiritual de los combatientes, adecuada a las actuales características del Ejército Popular y de las Fuerzas de Seguridad Pública Popular. Fomentar la industria militar, garantizando que las fuerzas armadas tengan un equipamiento técnico cada día más moderno.

Intensificar la dirección absoluta y directa del Partido en todos los aspectos y el control centralizado del Estado sobre el Ejército Popular y las Fuerzas de Seguridad Pública Popular en la defensa nacional.

4. Desplegar en consecuencia las líneas de unas relaciones exteriores independientes, soberanas, por la paz, la cooperación y el desarrollo; políticas de multilateralización y diversificación de las relaciones; tomar iniciativas y participar activamente en la integración internacional, elevar la posición del país en la arena internacional, por los intereses nacionales y por un Vietnam socialista y próspero. Vietnam expresa el deseo de ser un amigo, un socio confiable y un miembro responsable de la comunidad internacional, contribuyendo a la paz, la independencia, la democracia y el progreso social en el mundo.

Cooperar, sobre la base de la igualdad y el beneficio mutuo, con todos los países del mundo, apoyado en los principios básicos de la Carta de la ONU y los derechos internacionales.

Apoyar, de manera consecuente, a los partidos comunistas y obreros, a los movimientos sociales y progresistas, en la lucha por los objetivos comunes de la época; ampliar las relaciones con los partidos de izquierda, así como con los partidos gobernantes y otros partidos, sobre la base de los intereses nacionales, la independencia, la soberanía, la paz, la amistad, la cooperación y el desarrollo.

Intensificar las relaciones de amistad y cooperación entre el pueblo de Vietnam y los pueblos del mundo.

Junto a los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), esforzarnos en convertir al Sudeste de Asia en una región de paz, estabilidad, cooperación y desarrollo próspero.

IV- SISTEMA POLÍTICO Y PAPEL DIRIGENTE DEL PARTIDO

1. La democracia socialista es la esencia de nuestro régimen; es el objetivo y, al mismo tiempo, la fuerza motriz de desarrollo del país. Es nuestro deber construir y perfeccionar, paulatinamente, la democracia socialista; garantizar que la democracia sea verdaderamente practicada por todas las instancias y en todos los campos… La democracia está estrechamente vinculada con la disciplina, debe ser institucionalizada y garantizada por las leyes.

El Estado respeta y garantiza los derechos humanos y ciudadanos; se preocupa por la felicidad y el desarrollo libre de cada cual. Los derechos y las responsabilidades ciudadanas son indisolubles, y están estipulados por la Constitución y la legislación. 

El pueblo ejerce su derecho a ser dueño a través de las acciones del Estado, las de todo el sistema político, y a través de las formas de democracia directa y representativa.
2. Nuestro Estado es un Estado de derecho socialista, del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Todos los poderes del Estado pertenecen al pueblo sobre la base de la alianza obrero–campesino–intelectual, dirigida por el Partido Comunista de Vietnam. Los poderes estatales se unifican mediante la división, coordinación y control entre los distintos organismos en el cumplimiento de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. El Estado promulga leyes para organizar y administrar la sociedad, e intensifica constantemente el sistema legal socialista.

El Estado es servidor del pueblo; mantiene estrechas vinculaciones con el pueblo; respeta cabalmente los derechos democráticos del pueblo; respeta y escucha las opiniones del pueblo. La gestión del Estado es supervisada por el pueblo. El Estado tiene mecanismos y medidas para controlar, prevenir y luchar contra el burocratismo, la corrupción, el despilfarro, la irresponsabilidad, el abuso de poder y la violación de los derechos democráticos del pueblo; mantiene estrictamente la disciplina social; y sanciona los actos que perjudiquen los intereses de la Patria y del pueblo. 

Los aparatos estatales se organizan y funcionan a partir del principio del centralismo democrático y la administración descentralizada, y son dirigidos, al mismo tiempo, por el nivel central. 

3. El Frente de la Patria y las organizaciones populares juegan un papel muy importante en la empresa de gran unidad nacional y en la construcción y defensa de la Patria; representan los derechos y los intereses genuinos y legales del pueblo; defienden los intereses de sus militantes y miembros; practican la democracia en la construcción de una sociedad sana; participan en la edificación del Partido y del Estado; educan en el ideal y la moral revolucionaria, los derechos y deberes ciudadanos; fortalecen las estrechas vinculaciones entre el pueblo, el Partido y el Estado. 
 
El Frente de la Patria de Vietnam es la alianza política y la unión voluntaria de las organizaciones sociopolíticas y las personalidades representativas de las clases, las capas sociales, las etnias, las religiones y la comunidad vietnamita residente en el exterior. El Frente de la Patria de Vietnam es parte integrante del sistema y la base política del poder popular. El Partido Comunista de Vietnam es miembro integrante y, al mismo tiempo, dirigente del Frente. El Frente funciona sobre los principios de voluntariedad, consulta democrática, coordinación y unidad de acción entre sus miembros.

Las organizaciones populares, de acuerdo a sus características, principios y objetivos, movilizan, educan a sus militantes y miembros a respetar las leyes y cumplir las políticas; se preocupan y defienden los derechos genuinos y legales de sus militantes y miembros, les ayudan a elevar el nivel de conocimiento en todos los aspectos y a construir una nueva vida; participan en la gestión y la administración estatal y social.

El Partido respeta la autonomía, apoya todas las actividades voluntarias, positivas, creadoras y escucha las opiniones del Frente y de las organizaciones de masas. El Partido y el Estado tienen mecanismos y políticas, y además crean condiciones para que el Frente y las demás organizaciones populares cumplan con eficiencia su papel supervisor.

4. El Partido Comunista de Vietnam es la vanguardia de la clase obrera, al mismo tiempo, vanguardia del pueblo trabajador y de la nación de Vietnam; es fiel representante de los intereses de la clase obrera, del pueblo trabajador y de toda la nación. El Partido adopta el Marxismo-Leninismo y el pensamiento Ho Chi Minh como fundamento ideológico y brújula de sus acciones, tomando el centralismo democrático como el principio organizativo fundamental.

El pensamiento de Ho Chi Minh es un sistema de concepciones integrales y profundas sobre las cuestiones fundamentales de la Revolución vietnamita, producto de la aplicación y el desarrollo creador del Marxismo-Leninismo a las condiciones concretas de nuestro país. El pensamiento de Ho Chi Minh hereda hermosos valores tradicionales de nuestra nación y asimila lo mejor de la cultura de la humanidad; es el gran y valioso patrimonio de nuestro Partido y nuestra nación, que ilumina el camino y conduce nuestra empresa revolucionaria a la victoria.

El Partido Comunista de Vietnam es el Partido en el poder; dirige el Estado y la sociedad a través de su Programa Político, sus estrategias, orientaciones políticas y directrices; también, a través del trabajo de propaganda, convencimiento, movilización, organización, control y ejemplaridad de sus militantes. El Partido dirige, de forma unificada, el trabajo de los cuadros; ubica sus mejores militantes en los organismos de dirección del sistema político. El Partido dirige al Estado y la sociedad a través de las organizaciones partidistas y los militantes que trabajan en organismos del sistema político, fortaleciendo el régimen de responsabilidad individual, especialmente de quienes dirigen tales organismos. El Partido eleva frecuentemente su capacidad dirigente y la eficiencia en el trabajo de dirección, y al mismo tiempo promueve activamente el papel, las iniciativas, la creatividad y las responsabilidades de otras organizaciones del sistema político.

El Partido dirige el sistema político, y a la vez lo integra. El Partido mantiene una vinculación estrecha con el pueblo, y respeta y prioriza su derecho a ser dueño; se apoya en el pueblo para fortalecer al Partido; acepta la supervisión del pueblo y actúa dentro del marco de la Constitución y de las leyes.

Para cumplir su papel dirigente, el Partido debe consolidarse en lo político, ideológico y organizativo; debe renovarse, rectificarse constantemente y elevar su nivel de conocimiento, su coraje político, su cualidad moral y su capacidad dirigente. Debe mantener la tradición de unidad y cohesión; fortalecer la democracia y la disciplina en sus acciones. Debe realizar de manera sistemática la autocrítica y la crítica; luchar contra el individualismo, el oportunismo, el burocratismo, la corrupción, el despilfarro y todos los actos de división y sectarismo. El Partido se preocupa por la construcción de una cantera de cuadros y militantes transparentes, honestos, de alta capacidad y alto espíritu combativo, guiados por el ejemplo moral del Presidente Ho Chi Minh; también se preocupa por la formación de la nueva generación, capaz de heredar la causa revolucionaria de nuestro Partido y nuestra nación.

  Este Programa político del Partido es la bandera de combate de nuestro Partido en la lucha por las victorias de la causa de construcción de Vietnam en el periodo de transición al socialismo, y orienta todas las acciones de nuestro Partido, del Estado, de todo el sistema político y del pueblo en las próximas décadas. Cumpliendo exitosamente este Programa, seguramente nuestro país se convertirá en un país socialista próspero y feliz.

El Partido llama a todos los militantes, a todos los compatriotas que viven en el país y en el exterior, que dediquen todas sus voluntades y todos sus esfuerzos a cumplir exitosamente el Programa, avanzando así con pasos seguros al futuro.


  COMITÉCENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE VIETNAM